Terapiá Egipcio

Para Laia, con mucho cariño

“ Llegar a nuestro conocimiento interior, abrir la puerta, renovar nuestra memoria, para terminar con el dolor, para darnos amor.”


Como ya sabemos, la gente creamos en muchas ocasiones nuestro propio dolor y nuestra propia pena. Somos los únicos causantes. En el fondo de nuestro ser, sabemos realmente de qué nos lamentamos y cuál es la verdadera causa. Pero la mayoría de las veces no somos honestos con nosotros mismos. Y en muchas ocasiones tampoco lo somos con nuestros terapeutas. Este hecho se puede explicar en que es parte de nuestro secreto, de nuestra vida…


Los aceites son una de las formas más naturales de energía sanadora, una forma de amor, y las personas lo percibimos. Nos acercan a nuestra verdad y nos permiten arreglarla, poder asumir de qué verdaderamente nos lamentamos, a qué tenemos miedo realmente, por qué estamos tristes, por qué nos castigamos, de donde proviene nuestro dolor y nuestra pena. Todos ellos son temas muy profundos, y a pesar de ello, funciona, porque los aceites trabajan a través de los sentidos de nuestro sistema olfativo y por ello nos hacen efecto tan rápidamente…

Los aceites ayudan a que la transformación sea posible y nos brindan la posibilidad de que la transformación quede en secreto. Nosotros mismos nos podemos ayudar con los aceites. Puede que haya gente que sienta vergüenza, o sea simplemente porque son tímidos a la hora de mostrar su interior, por lo que nadie, a parte de nosotros mismos, tiene por qué saber que los utilizamos.

La calidad especial de « los aceites sanadores » en comparación con otros aceites con los que también se puede trabajar para sanar de forma natural, es que ellos combinan directamente los cuatro niveles de los sentidos entre sí : físico, emocional, mental y espiritual. Justo por ese motivo, causan efecto mas rápidamente, mucho mas rápido que cualquier otra cosa que conozcamos. La clave está en que nos proporcionan justo lo que necesitamos en cada nivel.

Es algo maravilloso que muestra que el amor, al final, es lo único que puede aportar la sanación. A la gente le pueden gustar estos aceites porque los puedan encontrar agradables, porque no dañan ni hieren a nadie. Es por esta razón que se les denomina aceites sagrados.
Cuando trabajemos con los aceites sobre nosotros y les permitamos ayudarnos, nuestra vida cambiará. Permitiremos que otra energía natural nos ayude y no sólo a nuestro entendimiento.

Porque la razón tiene limites, el cuerpo físico, emocional y mental tienen fronteras. En cambio, el cuerpo espiritual es el único que carece de ellas.

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :