El masaje terapéutico somato- emocional

«Nuestra estructura corporal es nuestra guía de lectura del mundo,
suavizarla nos aporta nuevas perspectivas»

Las emociones no solo ocupan nuestra parte mental.

Viven en el cuerpo, donde se propagan como olas en la superficie del agua, y donde a menudo se quedan gravadas durablemente. A base de escoger tal vía o tal otra, nuestros tejidos acaban dibujando caminos, trazando “autopistas” que priorizaremos, en detrimento de algunos caminos que por el contrario, abandonaremos. Al circular en nuestro cuerpo, las emociones nos estructuran, y sus huellas nos condicionaran finalmente en nuestra manera de sentir el mundo y de vivir las relaciones.

De la misma manera que una cuerda de un violín, que vibra diferente según lo tensada que esté, nuestros tejidos, ya sean piel, musculo, u hueso, dejan fluir las emociones, o al contrario, las bloquean. Un traumatismo, una frustración, cualquier incomprensión, son suficientes para que aparezca un obstáculo bloqueado en nuestro cuerpo, que las vibraciones emocionales no pueden franquear naturalmente. En cambio, un momento de bienestar, una ola emocional más suave, un sentido otorgado a un sufrimiento antiguo o todo un campo olvidado de uno mismo que reinvertimos, nos abre a las vibraciones, a las sensaciones.

En el contexto de un trabajo sobre uno mismo, seria interesante el internar nuestro cuerpo en la comprensión de nuestros miedos, de nuestras iras, de nuestras alegrías o tristezas. El cuerpo raramente miente; nos habla de nuestra historia física y psico- emocional. Escucharlo es ya una manera de avanzar, de aceptarlo en su totalidad, con sus fuerzas y flaquezas. Es ofrecerse una forma de amistad íntima que puede sostenernos en muchos retos. El trabajo en uno mismo es un proceso honesto y enriquecedor. Implicar a nuestro cuerpo en este trabajo será aún más animador, como si abordásemos de una otra manera nuestra propia realidad, con menos desviaciones, menos abstracción. Ya que el cuerpo esta presente, palpable. Como un gran libro que relata nuestro nacimiento, nuestra infancia, adolescencia y los grandes momentos de nuestra vida. La relajación, el trabajo de la expresión corporal a través del yoga , taichí, chií gong, el canto, etc. todos ellos tienen en común que liberan les tensiones y las restricciones de movimiento.

El masaje “bienestar”, el también, pretende  » fluidificar  » la vida. Además, cuando adopta una connotación somato terapéutica – e invita a hacer de enlace entre las tensiones físicas y las causas emocionales de estos bloqueos – se convierte en una potente “palanca” de cambio y de comprensión de uno mismo.

« Cada tensión muscular contiene la historia
y el significado de su origen. »

El masaje, por su aspecto revelador, permite interrogarnos sin palabras sobre los orígenes emocionales de cada bloqueo energético, de inducir a la persona a tomar consciencia de sus desequilibrios, de sus rigideces, de sus vacios en el cuerpo, de sus rupturas, para entender su sentido. Puede también, por su connotación encubridora, cerrar las heridas simbólicas, coser las partes de un cuerpo esplendoroso, reconstruir, unificar, armonizar. La relación silenciosa que se instaura a través del tacto no es neutra. Es íntima y recíproca: cuando se nos toca, tocamos a la vez. La calidad del tacto se inscribe en la historia de cada uno.

• ¿De que manera hemos podido ser tocados y amados?
• ¿Con que serenidad o, al contrario, con que temor, resentido inconscientemente, se nos ha acariciado, cuidado, peinado, limpiado y conducido durante nuestra infancia ?

De esta historia “táctil”, nos queda una manera propia de cada uno de tocar y dejarnos tocar, de abrirnos o cerrarnos al contacto del otro. Estas aperturas, estos cierres, al igual que las emociones no resueltas del pasado, se inscriben en la estructura de nuestro cuerpo.

El masaje las pondrá de manifiesto, revelándole a los dedos del terapeuta los bloqueos y las fugas de energía, pero también las partes ya fluidas sobre las cuales se podrá apoyar. Para la persona que recibe el masaje, los bloqueos se vivirán como dolores, tensiones, zonas sin vida. Dejando un espacio de escucha, las perturbaciones « hablaran »…, y por lo tanto, una relación de confianza se instaurara entre el masajista y quien lo recibe.
Explicaran el porqué de su origen, los sufrimientos que ocultan y los motivos por los cuales no se han podido deshacer de ellos.
Después de la expresión de estas vivencias llenas de dolor y sufrimiento, pueden llevarse a cabo por la palabra pero también por movimientos espontáneos de liberación, pero también por lágrimas, gritos, risas, llega el momento de la calma: la perturbación se transforma en corriente regular, simplemente porque ha podido proclamar su existencia.

Las emociones ya pueden circular de nuevo. La estructura se ha modificado.

De esta transformación nace una manera diferente de abordar el mundo y las relaciones. Incluso el pasado, que parecía tan doloroso, tan limitante, es reinterpretado por pensamientos más comprensivos. El cuerpo, soporte de uno mismo, se ha descargado de un peso que ya no podía soportar más. Es más móvil, más flexible, más consciente de su eje y de su “envoltorio”, esta más inscrito en el presente, potencialmente más disponible para comprometerse en las relaciones y en las acciones.

Experimentando esta nueva estructura, la persona integra otro espacio, en el cual la vida es más fluida. Las emociones ya no se viven de la misma manera.
En vez de bloquearse con las grietas del pasado, vuelven a ser lo que son :
una energía motriz, creadora, libre para circular.

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :