El perdón

Gracias a Xiaolan Zhao por este texto

 

Quiero centrarme en el perdón, porque, si perdonamos podemos, sanar nuestra rencor e ira, que son sentimientos esenciales para la salud femenina.

El perdón es una transformación espiritual que nos libera del rencor. Es un importante factor de sanación de nuestra energía vital y emocional.

Es difícil perdonar porque nuestro ego se esfuerza por tener razón, exige justicia y venganza.

A veces sentimos que, si perdonamos a alguien, estamos validando nuestra conducta individual. Es fundamental separa estos dos conceptos :

  • Cuando perdonamos no estamos absolviendo al otro. Estamos desactivando el poder que la otra persona tiene sobre nosotras y nos estamos acercando a la liberación de nuestro apego a este sufrimiento en particular.

El perdón no se puede forzar. Se produce cuando nos desprendemos del pasado. Entregamos el control que ejerce nuestro ego, y las acciones del pasado ya no controlar nuestra vida. El perdón no es esforzarse, sino que implica abrir nuestro corazón. Es darnos cuenta de que hemos elegido no identificarnos con el rencor. Somos capaces de ver a los demás sin tener en cuenta el daño que nos han hecho, y por lo tanto, alejarnos del mismo y acercarnos a una sensación más profunda y duradera.

El perdón es mucho más difícil en Occidente, donde se valora más el individualismo que la interconexión y las relaciones. Las relaciones deben satisfacer lo que uno necesita como persona. Asimismo también se enseña a pensar con dualidades :

  • bien y mal,
  • correcto y incorrecto,
  • tu y yo,
  • problema y solución.

Este tipo de pensamiento fomenta las criticas y las comparaciones.

¿Cómo podemos equilibrar este punto de vista?

En la lección del Yin y del Yang, que nos dice que poder vivir interconectados sin dejar de ser egos separados. Cuando pensamos que todos vamos en la misma barca, nuestras criticas desaparecen. Ya no tenemos que aferrarnos a juzgar a los demás por lo que han hecho. No somos diferentes de ellos. Adoptar este nuevo enfoque con respeto a un viejo rencor, así como dejar atrás las viejas heridas y liberarnos de este apego, nos lleva al presente.

Cuando pensamos en el perdón, pienso en liberarme del rencor, de culpa a los demás, del posible sentimiento de culpabilidad y de aceptar a la otra persona, aunque no esté de acuerdo con sus acciones, sentimientos y pensamientos. A veces nos cuesta mucho deshacernos de nuestras creencias y sentimientos. Nos resulta más fácil identificarnos con nuestro punto de vista que suavizarlo y abrir nuestros corazones.

Perdonar no tiene nada que ver con tener razón o condenar al otro si está equivocado. Se trato de darnos cuenta de a que nos estamos aferrando y de que ya no queremos seguir llevando esa carga de ira o animadversión.

Publicités

2 Commentaires (+ vous participez ?)

  1. Silvia
    Mar 22, 2011 @ 01:21:12

    Gracias Nadine,preciada enseñanza,justo me llega en el momento necesario.Un abrazo enorme.

    Réponse

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :