Respiración YOGA PRANAYAMA

Nuestro aliento vital es nuestro compañero más fiel, nos acompaña desde que nacemos, hasta que morimos. Debemos entablar una buena relación con el, y no forzarlo.

 

Los dos sentidos de la palabra “pranayama”

La respiración se considera como la manifestación externa de la energía vital

 Dicho término está formado de “prana” (movimiento constante, energía vital) y “yama” (control) 

El « pranayama », parte integrante del yoga, actúa sobre el cuerpo energético.

Todas  las  técnicas  del  pranayama  tienen por objetivo, generalmente  prolongar  el aliento con más atención. 

Tener conciencia de nuestro aliento  nos ayuda a que se fije y se dirija la energía, a la vez que establece un vínculo con la parte mental. Centrarnos simplemente en la respiración natural, calma las emociones y la parte mental, ralentiza espontáneamente el ritmo respiratorio y armoniza el flujo del aire inspirado y expirado.

La  mayoría   de las  técnicas  de  respiración  tienen por objetivo alargar  la  duración de  la  respiración   para   aumentar  la  vitalidad   mediante :

          1 –  Oxigenación   más larga

          2 –  Toma  de energía  más  importante  (mediante  iones  negativos)

1 – El primer paso es observar la respiración natural.

Podemos hacerlo estirados, o sentados. Esta simple observación del aliento, sin modificarlo de ninguna manera, es el método inicial que permite aprender a conocer la respiración y favorecer un descanso físico y mental. La base fundamental del « prânâyâmâ » consiste en instalar y mantener un clima de relajación y de conciencia. Se trata también de una regla de oro en cualquier nivel de práctica del yoga. Sin esto, los ejercicios de yoga no podrían dar resultados positivos, tenderían a generar crispaciones y dificultades. Este ejercicio permite preparar el terreno hacia el respeto hacia uno mismo y la relajación propios.

La introducción de un recuento de las respiraciones naturales, amplifica los efectos de esta observación, focalizando la parte mental en un tiempo más largo. Además, el hecho de repetir

“sé que inspiro” durante la inspiración, y

“sé que expiro” durante la expiración,

acentúa el rol de testigo del aliento.

2 – Experimentar el aspecto psíquico de la respiración. 

Para adentrarnos en la dimensión psíquica del aliento, el practicante debe asociar a la respiración natural una circulación de la conciencia en ciertos lugares, por ejemplo, a lo largo de las fosas nasales, en la garganta o en el abdomen.

El aliento espontáneo toma así una connotación diferente y su interiorización resulta mucho más fácil. Es entonces cuando percibimos el « prana » y no solo la respiración puramente fisiológica

3 – La limpieza de la nariz, para liberar las fosas nasales.

La nariz es uno de los órganos esenciales en la práctica del “pranayama”. Sus funciones son muy importantes, tanto en el plano físico, como desde el punto de vista mental. No solo las fosas nasales están « tapizadas » de membranas muy inervadas, sino que tienen igualmente una correspondencia mayor en el plan energético, por la acción de las dos “nadi”,  “ida” (fosa izquierda) y “pingala” (fosa derecha), vehículos de la energía mental  y de la energía vital.

La purificación de los conductos nasales es  indispensable para la práctica escrupulosa del “pranayama”. « Jala neti », la limpieza de la nariz con agua salada, se ha convertido en un ejercicio fácil y cómodo con el uso de un pequeño recipiente bien adaptado, la “lota”.

4 – Ralentizar la respiración.

Conciencia y Reeducación del funcionamiento del diafragma: favorece el descanso y la eficacia respiratoria.

Esta pared, que separa el tórax del abdomen, juega una función fundamental en la respiración yoguica.

  • En la inspiración, desciende para permitir llenar la parte más baja de los pulmones, y empuja el abdomen hacia delante
  • En la expiración, sube hacia las costillas, para asegurar una expulsión óptima del aire.

Después de haber llenado la parte baja de los pulmones gracias a un desplazamiento acentuado del diafragma, hay que añadir la fase torácica, para poder llenar la parte media y superior de los pulmones.

  • La expiración representa la parte pasiva (« ida »-izquierdo), 
  • La inspiración es por el contrario, activa y dinámica (“pingala”-derecho).

Igualdad inspiración / expiración  = vitalidad / descanso = EQUILIBRIO

Con este objetivo en mente, es necesario que contemos, sobre una base de cifras o sobre una base de sonidos “Om”.

5 – El sonido del aliento.

Estamos hablando de un ligero murmuro generado por una pequeña contracción en la parte delantera del cuello, que provoca una obturación parcial de la glotis. A menudo acompaña a los ejercicios de “pranayama” ya que favorece la introversión de la parte mental. El sonido emitido debe parecerse al suave ronquido de un bebé durmiendo. Solo puede percibirlo el practicante, no las demás personas.  Si es demasiado pronunciado, significa que la práctica está forzada, o puede ser por falta de introversión.

 Las manipulaciones sobre el aliento

1 – La primera etapa afecta al alargamiento de la expiración.

El objetivo es acentuar el efecto natural de descanso relativo a esta fase. Con una expiración cada vez más larga, podremos entender de qué se trata realmente cuando hablamos de relajación, lo que será de preciosa ayuda en los momentos de estrés y nos permitirá  acceder con gran relajación a los estados más altos de “pranayama”. Lo ideal es conseguir una proporción de 1 / 2, durando la expiración dos veces más que la inspiración.

2 – Introducción de “kumbhaka”.

La etapa siguiente consiste en introducir paradas en el aliento, es decir, a pleno pulmón, en el final de la inspiración, o con los pulmones vacíos, después de la expiración. Mantener así el aliento, con los pulmones llenos, es relativamente fácil, ya que existe una cierta reserva de oxígeno que se va a ir consumiendo progresivamente a lo largo de la parada.

 La parada en vacío suele ser más difícil y no se puede abordar sin antes tener un buen manejo de la retención con los pulmones llenos. Estos ejercicios refuerzan el control sobre los instintos que, en tiempo normal, entran inmediatamente en acción cuando el equilibrio químico de la sangre se ve afectado.

Estas paradas influencian igualmente toda la estructura del cerebro y actúan sobre el plano mental, parando el proceso del pensamiento.

Añadiendo proporciones y retenciones, se le da a la práctica otra amplitud: sobre imponemos a los movimientos habitualmente desordenados del cerebro un ritmo estable y regular, una ola dulce que jugará el papel de señal, y desembocará en todas las otras frecuencias.

No obstante, estemos al tanto de no ir más allá de nuestras posibilidades, de lo contrario, podríamos alimentar el conflicto y el desorden mental.

El aprendizaje debe respetar una progresión lenta y atenta, y cada vez que surjan tensiones, debemos volver a un estado inferior.

Los ritmos de base que podemos sugerir alcanzar por etapas sucesivas son:

  • 1 tiempo de inspiración 
  • 1 tiempo de retención con los pulmones llenos
  • 2 tiempos de expiración

 Y después, eventualmente,

  • 1 tiempo de inspiración 
  • 1 tiempo de retención con los pulmones llenos
  • 2 tiempos de expiración
  • 1 tiempo de retención con los pulmones vacíos

3 – La alternancia de las fosas nasales.

La respiración completa y las proporciones aquí mencionadas pueden ser aplicadas alternando las fosas nasales.

Gracias a la respiración alternada con la igualdad inspiración / expiración, estimulamos por igual  « ida » y « pingala », y por consiguiente, los dos hemisferios del cerebro, los sistemas simpático y parasimpático, los lados derecho e izquierdo del cuerpo.

Un ejercicio prolongado de este « prânâyâmâ » fundamental va a equilibrar y purificar los dos principales “nadis”, lo que acarrearía una activación del “sushumna”, el canal de la energía espiritual.

 

4 – Introducción de los “bandha” en el “prânâyâmâ”.

Los « bandha » son ejercicios que bloquean ciertas partes del cuerpo:

  • “Jalandhara bandha” actúa sobre la garganta,
  • “Uddiyana bandha” sobre la región del plexo solar
  • “Mulabandha” sobre la región del perineo.

Asociándolos a las paradas, estos ejercicios psico-psíquicos completan y enriquecen las prácticas del “prânâyâmâ”.

Además, los « bandha » influyen específicamente en los nudos psíquicos que impiden el paso de la “sushumna” y nutren nuestras ataduras.

5 – Invertir los datos energéticos por una expiración dinámica.

Dos técnicas de « prânâyâmâ », consideradas como dinamizantes, invierten totalmente el proceso respiratorio, al proponer de transformar la fase normalmente pasiva, la expiración, en un movimiento forzado.

  • “Kapalabhati » nos invita a expirar de manera fuerte y voluntaria y a dejar que la inspiración se haga de forma natural. Dicha inversión en el ciclo de la respiración tiene consecuencias notables, provocando una disminución de la actividad y las oscilaciones mentales.
  • En lo que respecta a la práctica  de « Bhastrika », instaura una expiración e inspiración forzadas. La acción es pues diferente: la interacción acelerada « prana » / « apana » desencadena un acortamiento y una vitalidad acentuada del “prana”.

6 – Inspirar por la boca.

Normalmente, todos los « prânâyâmâ » se hacen con una respiración por la nariz, excepto ciertos « prânâyâmâ » que utilizan una inspiración por la boca; estas herramientas sirven para mejorar la regulación térmica del cuerpo. Son muy buenos tranquilizantes de la parte mental, ya que solicitan « ida » o el sistema parasimpático, encargado de la relajación y del reposo en el cuerpo.

Conclusión

El « prânâyâmâ » es una técnica que aporta cambios consecuentes sobre la energía y la conciencia. Es necesario pues adoptar unos pasos medidos y progresivos.  

¿Sería pues el « prânâyâmâ » que nos supone un problema,

o bien nosotros, que carecemos de método y de paciencia?

Esta ciencia existe desde hace miles de años, pero nuestras prisas nos hacen perder la ocasión de gustar sus frutos. No obstante, si se aplica correctamente, pede ser una aliada inestimable que da la fuerza de acercarse a uno mismo. 

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :