Yoga y Cáncer

 

 Cancer-patient

El yoga puede ser realmente una potente herramienta de ayuda para el tratamiento del cáncer, ya que, entre otras cosas, puede contribuir a reforzar el sistema inmunitario.  Existen numerosos estudios que respaldan esta teoría.

Para las personas afectadas por el cáncer, el yoga puede ser una verdadera toma de poder personal frente a este largo camino, ya que es algo que pueden practicar  ellos mismos.  

El yoga no cura el cáncer. Pero sí que es una ayuda complementaria para los tratamientos que son los únicos de los que disponemos hoy, y que permiten salvar muchísimas vidas.  

Esta práctica ancestral puede ayudar a sobrellevar la enfermedad ya que influye a la vez sobre la mente, la relajación de las tensiones, y el relanzamiento de las energías.

 

¿Qué puede aportar la práctica del yoga en caso de cáncer ?

Es beneficiosa a tres niveles:

  • Sobre la ansiedad, ya que favorece la relajación,
  • Sobre la fatiga, ya que devuelve la energía,
  • Sobre el trabajo de aceptación de la enfermedad.

Cuando una persona se entera de que está afectada por una enfermedad crónica, a menudo hay rechazo, negación o depresión. De ahí que el trabajo de aceptación sea tan importante. Además que en dicho contexto, no tenemos muchas alternativas. Por supuesto, podemos recurrir a ansiolíticos y antidepresores, pero no son eficaces para todo el mundo, y en cambio el yoga tiene muy buena tolerancia para todo el mundo, y sin efectos secundarios.  Finalmente, cabe decir que el  yoga tiene también efectos antálgicos contra el dolor.

¿Hay alguna postura contraindicada?

No existen contraindicaciones. Evidentemente, si la persona tiene metástasis vertebrales o costales, no podrá realizar cualquier ejercicio.

A menudo me preguntan si puede estar contraindicado, incluso ser peligroso, realizar posturas invertidas, por ejemplo, o si ciertas posturas pueden agravar el riesgo de metástasis. Este hecho no tiene fundamento teórico, ni realidad concreta: no por aumentar la circulación sanguínea se va a agravar la diseminación.

No existe por lo tanto ninguna contraindicación fuera de las restricciones clásicas, que son: « escucho mi cuerpo y no hago nada que me duela o nada para lo que yo sienta que no estoy adaptado ».

Hay que tener siempre en cuenta tres señales:

  • El dolor en el plano físico,
  • El ahogo a nivel respiratorio
  • El sentimiento de malestar psíquico.

Respetando esto, no tendréis ningún problema.

¿El yoga podría ser pues útil en casos de cánceres metastáticos?

Algunos estudios han llegado incluso a demostrar que la práctica del yoga, meditación o visualizaciones positivas en este contexto metastático, podrían llegar a aumentar la esperanza de vida.  

Se observan los mismos beneficios que en otros enfermos:

  • Aumento de la vitalidad,
  • Aumento de la relajación,
  • Disminución del dolor.

Este mismo estudio ha demostrado que el yoga es proporcionalmente eficaz al tiempo invertido en realizarlo.

Otras conclusiones : los beneficios del yoga se hacen notar, no sólo durante el día que se practican, sino en los dos o tres que siguen, la cual cosa no es nada vano.   

¿Con qué frecuencia se puede practicar?

 

Para una eficacia óptima, la frecuencia ideal es de 3 veces por semana, en sesiones de una hora.  

Esto no sólo para el cáncer: es la durada recomendada para todo tipo de patologías (asma, lumbalgias, problemas digestivos…)

Estas tres horas de práctica se pueden repartir de la siguiente manera:

  • 30 minutos por día,
  • 3 veces una hora, o
  • Dos veces de hora y media.

Cada uno puede practicar a su nivel. Nada de espíritu de competición ni de logros en esta disciplina: si la persona se nota cansada, sin aire, que vaya a su ritmo. Lo importante es que el trabajo, basado en la toma de conciencia, la respiración y los estiramientos, se realice en relajación y sea algo placentero.  Se desaconseja a las personas cansadas, el encadenamiento de posturas, como en los cursos de ashtanga y de bikram, yogas muy dinámicos. 

En el yoga, nos ocupamos del organismo en su totalidad, a través de la práctica de posturas físicas (“asanas”). Se trata de dinamizar y equilibrar todos los sistemas internos del cuerpo (circulatorio, respiratorio, digestivo, nervioso, músculo esquelético, endocrino, reproductor y urinario). Cuando un sólo sistema se desequilibra, todo el cuerpo entero se resiente. Por lo tanto, se pueden realizar ciertos “asanas” para favorecer un mejor funcionamiento del conjunto de todo el cuerpo.

La práctica del yoga es siempre específica para cada persona y sobretodo para cada paciente, en función de qué órganos estén afectados y el tipo de cáncer por el que está o haya estado afectado, y sobre sus capacidades físicas.

 Muchos « asanas » trabajan sobre los órganos internos y los sistemas del organismo, en particular sobre el sistema nervioso. Pero estos ejercicios conllevan igualmente muchos beneficios para las articulaciones, los músculos y los ligamentos. El Yoga trabaja también la respiración, la postura, la circulación, la digestión, y la eliminación además de contribuir a mayor fuerza física, resistencia y flexibilidad.  Cuando se practica un « asana » en concreto, el paciente debe hacer todo lo que pueda, sin, evidentemente, generar más dolor.  Puede notar cierto malestar, pero sin llegar al punto de dolor, lo cual no sería nada beneficioso. A menudo, las “asanas” parecen más fáciles si el paciente hace menos, o durante menos tiempo.

 Estas sesiones de yoga pueden también ayudar al paciente y a su entorno más próximo a afrontar los traumas acompañantes a un diagnóstico, que como toda persona afectada de cáncer sabe, comporta emociones que pueden ser a menudo devastadoras :  el shock, el miedo, la ira, la culpabilidad, la ansiedad y la pena, por solo nombrar algunas.

Gracias a la práctica del yoga, la respiración será más fácil, la relajación y la meditación pueden contribuir mucho para que el paciente se enfrente el mismo a esta tormenta. Pueden ser también una ayuda importante en el tratamiento de la ansiedad por la cirugía, la quimioterapia y la radioterapia.  

 

 

 

Publicités

Laisser un commentaire

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l'aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion / Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l'aide de votre compte Twitter. Déconnexion / Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l'aide de votre compte Facebook. Déconnexion / Changer )

Photo Google+

Vous commentez à l'aide de votre compte Google+. Déconnexion / Changer )

Connexion à %s

%d blogueurs aiment cette page :