La magia de la linfa



Existen 5 vías de eliminación en nuestro cuerpo:

–    La piel

–    Los pulmones

–     Los riñones

–     Los intestinos

–     El  sistema linfático

Ninguno de ellos es mas desconocido ni más importante en la limpieza de nuestro organismo que el sistema linfático.

Su funcionamiento en  gran parte es ignorado por la mayoría de la gente

El sistema linfático es una vía mayor de absorción de los nutrimentos viniendo del aparato digestivo y que van hacia los tejidos y esto les ayuda a seguir siendo elásticos y sanos.

Es también y ante todo nuestro sistema de defensa imunitaría, fabricando las células que protegen nuestro cuerpo de agresiones de las enfermedades.

Previene las enfermedades degenerativas y el envejecimiento.

Además, el sistema linfático elimina las toxinas metabólicas del cuerpo.

La linfa transporta las proteínas y las partículas de gran talla que no se pueden eliminar de otra manera, asegurando así su drenaje y su destrucción.

Se carga de toxinas producidas por el estrés, la fatiga, el metabolismo; de células muertas, de glóbulos de grasa, de bacterias patógenas, de metales pesados, de virus infeccioso así como de otros materiales y desechos que las células expulsan.

Sus funciones de eliminación son tan esenciales para nuestro organismo que, si cesaran de funcionar totalmente, no sobreviviríamos más de 24 horas.

Los practicantes trabajan  mediante métodos naturales para curar afirmando que una de las causas primarias del cansancio, de  enfermedades y de degeneración celular que acompaña el envejecimiento prematuro, es la circulación insuficiente de la linfa de y hacia los tejidos del cuerpo.

Combinadas con una cura para desintoxicar el cuerpo y  mejorar la pureza de la calidad de la linfa ( el liquido casi incoloro que circula por las venas linfáticas), estas técnicas serán de una gran utilidad para la belleza exterior de la piel y de la salud en general.

Han llegado a resolver problemas de piel come el acné.

Han mejorado la apariencia y la elasticidad de la piel aumentado la vitalidad, haciendo desaparecer los dolores articulares y musculares que favorecen el proceso de regeneración del organismo en su conjunto.

El sistema linfático está organizado y estructurado de otra manera.

Se está compuesto de una red de varios canales pequeños que drenan todo el organismo.

Casi todos los tejidos están equipados de canales linfáticos que drenan el exceso de fluidos y de toxinas.

Este liquido opalescente acarrea las toxinas celulares a través de unas minúsculos canales hasta unas venas más grandes, y después a través de los ganglios linfáticos situados en las regiones de la ingle, debajo de la axila y del cuello.

Los ganglios linfáticos filtran los líquidos, eliminando las impurezas así como las células muertas. Tambien es el sitio dónde se fabrica los anticuerpos que combaten las infecciones.

Tras la purificación de los ganglios, el fluido es expulsado a la sangre.

El sistema linfático trabaja sin descanso para purificar y limpiar el organismo tanto como para reducir los excesos de mucosidad y los desechos.

La red microscópica de canales linfáticos tiene gran parecido con los capilares sanguíneos, salvo que es más fina.

El sistema linfático es, en muchos aspectos parecido a nuestro sistema sanguíneo con una excepción:

No posee una propulsión propiamente dicha como la del músculo cardiaco para la sangre.

Las funciones nutritivas, equilibrantes y eliminadoras son prácticamente dependientes de las fuerzas gravitatorias terrestres y de la presión muscular natural que se ejerce cuando movemos nuestro cuerpo.

Estas contracciones musculares y los movimientos corporales asociados a factores bioquímicas tales que la calidad de las proteínas presentes en el fluido garantizan el movimiento de la linfa y hacen posible las importantes tareas de limpieza del organismo.

El drenaje linfático es una técnica muy conocida y recomendada para la preparación deportiva. Especialmente, antes y después de cada competición.

Antes, para eliminar las toxinas de los músculos y  articulaciones. Después, para evacuar rápidamente el ácido láctico de los músculos.

Así la recuperación sera mejor.

Para un buen funcionamiento del sistema linfático, y para prevenir la acumulación de desechos metabólicos y de toxinas diversas necesitamos estimular nuestros músculos a menudo y rigurosamente.

Es la razón por la cual un ejercicio regular como caminar con zapatos confortables, es tan importante.

Si  se lleva a cabo una vida activa y si su régimen alimentario esta

basado sobre nutrimientos naturales, no demasiado grasos y ricos en fibras, entonces su linfa se deslizara fácilmente y su cuerpo se auto limpiara eficazmente. Si al contrario lleva una vida sedentaria y que su régimen se parece mas a menos a la media occidental rica en grasas, proteínas y alimentos desnaturalizados, su sistema linfático funcionara ineficazmente.

No llegas a eliminar completamente los desechos tóxicos producidos en los tejidos y alrededor de las articulaciones.

Este hecho puede ser la causa de un numero incalculable de problemas des de:

Plus

Publicités

Drenaje linfático post operatorio


Una larga y estrecha colaboración con los cirujanos plásticos.

 

Una intervención de cirugía estética, como cualquier intervención produce un edema, que no es otra cosa que una reacción de autodefensa del organismo, que se manifiesta en forma de hinchazón provocada por agua, la linfa, los anticuerpos, etc. Y para evitar que aparezcan tensiones en los tejidos y un posible estiramiento de la piel, provocando la apertura de la cicatriz, lo mejor es eliminar este proceso natural lo antes posible.

 

El tratamiento ideal es el drenaje linfático manual, realizado por un profesional especializado en este masaje tan delicado.

 

Al aplicar el drenaje linfático manual podemos constatar que efectivamente se logra una mejor cicatrización, acompañada de una recuperación mucho más rápida.

El drenaje linfático permite reabsorber los edemas de todo tipo de hinchazones, y se desarrolla en dos tiempos:

Plus